17.9.05

Funciones Protectoras (Shoten Zenjin)

Pendulo
Hace un tiempo empecé a incursionar en el tema de la Radiestesia (capacidad de percibir las radiaciones).
Igual que el estado de buda, la radiestesia está innata en nuestro ser, desde el principio de la humanidad todos estábamos vibrando en conjunto con el cosmos, con la naturaleza, había un vinculo permanente, pero con el transcurso del tiempo fuimos perdiendo esta capacidad.
Un ejemplo muy claro es como hoy en nuestros tiempos no se puede explicar como los egipcios pudieron construir semejantes pirámides y esfinge hace mas de 5000 años, aún cuando no conocían la rueda ni otro tipo de tecnología.
Algunos creen que recibieron ayuda de extraterrestres, pero en realidad ellos estaban conectados con el cosmos y recibían de él las instrucciones precisas para este tipo de construcción y cualquier otro problema que se presentase, también en Machu Picchu la civilización Inca realizaban sistemas de riego natural a unos 2.800 metros de altura sobre el nivel del mar.
Todo esto demuestra que estas civilizaciones tenían una fuerte conexión con el cosmos y así podían superar cualquier tipo de inconveniente.
Volviendo a nuestros tiempos y como fuimos perdiendo esa capacidad natural para conectarnos con el cosmos y recibir de él información, científicos descubrieron que con ciertos tipos de elementos podemos interpretar los mensajes que nos envía el cosmos.
El instrumento mas conocido de Radiestesia es el péndulo, con él podemos averiguar cualquier cosa, una de las tantas utilidades que tiene la radiestesia es realizar mediciones de vibraciones de energía de un objeto o de un lugar.
La unidad de medida para medir las vibraciones de energía son las unidades Bovis, un ambiente normal (libre de radiaciones o energías densas “Negativas”)debe tener unas 6.000 unidades bovis para que se desarrolle la vida sin inconvenientes.
Gran sorpresa me llevé cuando procedí a realizar una medición de intensidad vibratoria cerca del Gohonzon, empecé a registrar mediciones que superaban las 10.000 unidades bovis y por supuesto todos los objetos que componen el altar, especialmente el agua posee una gran cantidad de unidades bovis, pudiendo consumirse con gran tranquilidad.
Al hacer el Daimoku y Gongyo estamos alimentando nuestro hogar de altísima vibración. Esta altísima vibración son las funciones protectoras de la vida “Shoten Zenjin”, que mencionamos y agradecemos en la primera oración silenciosa de nuestra liturgia.
CAbe aclarar que cualquiera puede utilizar instrumentos de radiestesia, solo es cuestión de practica.

2 Comments:

At 10:02 p. m., Anonymous Adrián said...

Muy groso, una prueba más de que el Budismo no inventó nada, es tan solo una descripción precisa del universo y de cómo conectarse con él para que nuestras vidas sean lo mejor posible.
Gracias por difundir todo esto, que nos es tan valioso.

 
At 1:29 a. m., Anonymous Anónimo said...

Buscando encontré primero la radiestesia y luego el budismo, es verdad que todos tenemos capacidad para las dos cosas, pero la iluminación tiene que ser nuestro primer objetivo.
Uno con la radiestesia puede hacer mucho, en cambio yo prefiero, en vez de ver si un alimento está en buenas condiciones, elegir la herramienta mas poderosa del ser humano que es NAM MIOJO RENGUE KYO

 

Publicar un comentario

<< Home